La emotiva melodía de un hombre tocando el piano en su casa arrasada

Un día después de que el devastador tornado de Kentucky volara el techo de su casa y causara destrozos de todo tipo en el interior de la vivienda, Jordan Baize se sentó frente a su piano para aliviar el dolor causado por este cruel episodio. Rodeado de los escombros de su hogar y en un momento de privacidad se dispuso a tocar un conocido himno cristiano. No sabía que su hermana, Whitney Brown, le estaba grabando y que, poco después subió el vídeo a su cuenta de Facebook donde el concierto casero se ha hecho viral rápidamente gracias a miles de reproducciones.

“No soy de los que buscan el protagonismo, pero supongo que, mirando hacia atrás, me alegro de que haya ocurrido” dijo Baize al diario The Wall Street Journal. El hombre, de 34 años y consultor de empresas, dijo que “fue un momento sincero y honesto” y se alegró de que “tanta gente se sintiera conmovida”.

Lo impactante del video, además de la bella melodía, son los planos en los que se aprecia el daño que el tornado causó a la casa: vigas a la vista, paredes derrumbadas y las increíbles vistas del cielo, ya que el techo de la casa había sido arrancado de cuajo por la virulencia de este fenómeno climático.

En 30 segundos, arrasó todo

Ante la amenaza del tornado, Baize instó a su exesposa y a su nuevo marido a su casa para que se pudieran proteger, ya que ellos no tenían un sótano en su casa. Tras ver la última alerta en la televisión, los tres adultos junto a sus hijos, Max (9 años) y Annie (5 años) se resguardaron en el sótano. Pocos minutos después, el tornado golpeó contra la casa.

Los 30 segundos que duró la batida del tornado se hicieron eternos y pudieron escuchar como toda la casa se destruía. A la mañana siguiente, comenzó lo más duro: ver los daños e intentar salvar aquello que permanecía intacto. La biblioteca y el piano (dañado, eso sí, por el agua) fueron dos de las cosas que, milagrosamente, escaparon a la furia de los fuertes vientos.

“Fue un momento sincero y honesto” y me alegro de que “la gente se sintiera conmovida” dijo Baize

“No sabía en qué estado estaba. Pensé que, si tenía una oportunidad más de tocar este piano, quería aprovecharla” dijo Baize, que tanto la música como la fe cristiana son fundamentales en su vida. “Me aporta una sensación de paz. Y me ayuda a recuperarme y volver a centrarme” concluyó antes de poner sus energías en la reconstrucción de su hogar.

Fuente: El Confidencial