Florentino entierra el tic, tac de Mbappé en su chiringuito: “No es un cantante o un actor”

Florentino Pérez jugaba en casa. No es una crítica. Es envidia sana poder tener en el plató al presidente del Real Madrid, hasta la una y media de la madrugada, y que haga valoraciones de los éxitos deportivos, los proyectos institucionales y los diferentes frentes abiertos (UEFA, Superliga, Tebas…). No se prodiga en los medios de comunicación, pero a Pedrerol le debía esta entrevista en 'El Chiringuito'.

Es el periodista que más detalles y esperanzas daba con el fichaje de Mbappé. Llegó a apostar que dejaba de presentar si no venía el francés. Tenía buena información, pero el final fue inesperado. Pedrerol, como Florentino y todo el madridismo, masticaron la enorme decepción del plantón de Mbappé. El periodista hizo del tic, tac una singular y convincente puesta en escena con el fin de retransmitir la cuenta atrás de un fichaje que suponía el gran golpe de Florentino Pérez. Mbappé iba a inaugurar el nuevo Bernabéu. De nuevo, un galáctico. Una jugada perfecta porque podía venir libre.

Pedrerol y Florentino en el plató de 'El Chiringuito'. Pedrerol y Florentino en el plató de 'El Chiringuito'.

En 'El Chiringuito' empezó todo. El culebrón de Kylian Mbappé estaba sustentando en una declaración de Florentino, valorada como creíble y con un punto gracioso. "Voy por la calle con la mascarilla, me reconocen y me dicen: 'Florentino, trae a Mbappé'. Yo digo: 'Tranquilo". Ese 'tranquilo' se convirtió en el certificado de garantía para asegurar que el fichaje estaba encarrilado y, según pasaban los días, las semanas y los meses, se fue convirtiendo en algo sagrado. El tic, tac era la demostración de que había un aval de que Mbappé no se iba a echar para atrás. Hacía de Florentino un negociador infalible.

Las frustraciones

A lo largo de la historia del fútbol, los fichajes, las grandes operaciones que han llevado tiempo, que son complejas y que estaban muy avanzadas, se han venido abajo en la recta final de la negociación. El plantón de Mbappé es una más. No se tiene que ver como algo extraordinario o un fracaso. Florentino lo intentó con todo, hasta ofreciendo 200 millones de euros que fueron rechazados por Qatar, y se quedó sin Mbappé. El tic, tac ha pasado a mejor vida. Pero había que enterrarlo y 'El Chiringuito' era el lugar que le correspondía.

Los problemas de Piqué desde que deja la Selección española y prioriza sus negocios

Ulises Sánchez-FlorA Piqué le pasan factura los líos extradeportivos, muchos de ellos ocasionados por el tiempo que dedica a los negocios y en el Barcelona le avisan para que solo piense en el fútbol

No es lo mismo pasar el luto de Mbappé habiendo ganado la Champions que sin ella. El entierro del tic, tac resultó ser un rapapolvo, hasta duro, a Mbappé. Lo dejó como un pelele. Como una persona débil que no supo aguantar las presiones políticas de los Estados de Qatar y de Francia y que renunció a cumplir su sueño de niño, que es jugar en el Real Madrid. Aunque el tono del presidente del Real Madrid era tranquilo y suave, en el fondo hay un sentimiento de rabia y frustración. Hasta de venganza, difícil de contener, porque Florentino arremetió contra el chaval y transmitió la imagen de un chico desconocido. No era el que él pensaba. Lo puso como un egoísta que ni miró por cumplir su sueño, se quedó por dinero en el PSG y porque le han dado poderes para hacer y deshacer la plantilla. Hasta el punto de que Florentino considera como una victoria el fichaje de Aurélien Tchouaméni, al que Mbappé llamó para que eligiera el Paris Saint-Germain.

"Los madridistas se sentirán decepcionados, pero el Mbappé que quería venir al Real Madrid no era este Mbappé. Hubo un bloqueo y yo creo que él hizo lo más fácil para desbloquear. Creo que la presión que más ha podido afectarle es la política. Eso, más el dinero y el liderazgo deportivo, le han hecho cambiar de opinión. Lo ha tenido que pasar mal. Cuando uno entra en una situación de pánico, intenta salir lo más rápido posible. Yo hasta lo comprendo. A mí no me cabe en la cabeza que el Rey llame a un club español para decirle que un jugador se quede", son parte de las explicaciones. Florentino apunta a Emmanuel Macron como la persona que ha colaborado con el emir de Qatar para torpedear el fichaje.

Indignación

Es el Florentino más indignado: "Ahí hay dos Estados. Uno que es Qatar y otro Francia. Desde 2000 que llevo yo aquí no había visto eso, que un presidente de la República llame a un jugador. Se puede ser un gran jugador mundial y no jugar en Francia, como han hecho Zidane o Benzema. No es normal que te llamen dos presidentes de la República y la alcaldesa de París. Eso no se puede soportar. Yo le deseo lo mejor. Es un gran jugador y seguro que va a dar muchas alegrías a mucha gente. Le habían ofrecido prácticamente ser el líder no solo de un equipo de fútbol, sino también de la gestión. Ahí vimos que no era el Mbappé que queríamos traer, sino que, fruto de la presión, había cambiado de sueños. Si a un chaval le llama el presidente de la República, claro que le afecta, lo que no tiene sentido es que lo haga, hay más clubes allí. Eso influyó muchísimo en él". Rotundo, contundente, implacable y pasando factura.

El presidente del Real Madrid sabía en todo momento a quién se enfrentaba cuando decidió ir a por Mbappé. Conocía el poder que tiene el PSG, financiero y político por las estrechas relaciones de Qatar con Francia, pero se ilusionó e hizo, como le corresponde, su trabajo de intentar traer al mejor jugador del mundo. Esta es otra. Mbappé ha caído en desgracia al madridismo y Florentino, aunque no quiera reconocer que es una traición, le puso en su sitio: "Lo que es un síntoma es que un jugador no es un cantante o un actor de cine. Forma parte de un colectivo donde, aparte del salario, todos están en igualdad de condiciones, ninguno está por encima de los demás. El fútbol es un deporte colectivo y nosotros tenemos unos valores que no queremos cambiar".

Ramón Calderón: "Me sorprende que no hayan firmado una penalización con Mbappé"

Ulises Sánchez-FlorRamón Calderón hace repaso a la exitosa temporada del Real Madrid, la salida de Marcelo, uno de sus fichajes, el espíritu de las remontadas… y le extraña cómo se hizo la operación con Mbappé

Entonces, ¿qué falló? Lo que muchos piensan, pero no se profundizó en 'El Chiringuito'. Florentino Pérez confió en la palabra de Mbappé, en que no podía fallarle y que cumpliría su sueño de niño. No tiene o no habla de que haya un acuerdo privado de penalización por haberse echado atrás. En la planificación del Real Madrid estaban todos los huevos puestos en la misma cesta. Fichar a Mbappé. No se ha conseguido y duele menos siendo campeón de Champions y Liga. Era el fichaje más deseado por todos. Ahora, con el calentón que disimula Florentino, Mbappé ha pasado de ser un futbolista a un cantante o un actor de cine. El presidente del Real Madrid, en el mismo plató en el que dio esperanzas de su fichaje, no le cierra las puertas cuando acabe su contrato de tres años en el PSG. En el fútbol es fácil pasar del amor al odio y volver a enamorarse.

Fuente: El Confidencial