El misterio del violín Stradivarius, ¿cerca de resolverse? “Hoy es una lacra para los fabricantes”

Antonio Stradivari fabricó violines durante prácticamente toda su vida. Y lo hizo en el lugar correcto, en el momento correcto. Durante los siglos XVII al XIX, los talleres de Cremona, en el norte de Italia, fueron el ombligo mundial de la fabricación de instrumentos. Muchas cortes y palacios de Europa cultivaban la ópera, la música orquestal y de cámara. Necesitaban instrumentos y los encargaban por decenas a los mejores lutieres de Cremona, donde se desarrollaron los talleres más prestigiosos de la historia: el de Stradivari, pero también el de Guarnieri, Ruggero, Amati…

Esa aura de misterio y fetiche en torno a los Stradivarius se ha extendido hasta nuestros días. Confeccionó unos 1.200, de los que se conserva la mitad. Un violín auténtico puede alcanzar varios millones de dólares en el mercado. El récord fueron 15 millones de dólares en una subasta de 2011. Si no se encuentra en posesión de un gran concertista, los violines se guardan en museos, fundaciones o colecciones bajo un estricto estado de conservación. Como los tesoros sonoros irrepetibles que son, según la leyenda. En 300 años, ningún lutier habría replicado un sonido como el de un Stradivarius. Pero los violines también causan furor entre los científicos. De vez en cuando, académicos de todo el mundo acuden a alguno de los ejemplares para averiguar de una vez su secreto. La composición de la madera, su densidad, el barniz, la forma en que las vibraciones viajan por el instrumento… Podrían ser cientos de variables, pero la receta desapareció hace 300 años, con la muerte de Antonio Stradivari.

“Si hay algo que se revaloriza siempre es un Stradivarius”

Héctor G. BarnésPocos olvidarían millones de euros en un tren, pero eso fue lo que le ocurrió la pasada semana al violinista suizo Alexander Dubach. El músico, un

Una de los aspectos más polémicos y misteriosos en la biografía de este artesano italiano fue su formación. Los datos más consolidados dicen que nació en torno al año 1644, en algún lugar de la región de Cremona. Durante aquellos siglos, esa ciudad del norte de Italia fue la cuna mundial de la fabricación de instrumentos de cuerda. A los artesanos cremoneses les llegaban encargos musicales de nobles y reyes. Allí no solo se estableció el taller de Stradivari, sino también el de otras grandes —y carísimas— firmas: Amati, Ruggero o Guarnieri. La lutería de Cremona era una de las más punteras de Europa en el siglo XVII, y los investigadores no han dejado de preguntarse dónde aprendió Antonio Stradivari a trabajar la madera.

La teoría más aceptada es que el lutier ejerció como aprendiz durante su adolescencia en el taller del también célebre Nicolo Amati. Pero nunca se han encontrado evidencias de ello: según el historiador John Dillworth, el nombre de Stradivari no aparece entre la lista de aprendices de Amati ni queda rastro de su presencia, más allá de una precaria etiqueta en la que figura como aprendiz. Ahora, un reciente artículo de investigadores italianos parece arrojar algo de luz sobre la fabricación de los Stradivarius: por primera vez, se habrían encontrado evidencias de que el misterioso lutier aprendió su técnica en el taller de Nicolo Amati.

Descubren que el secreto de los violines Stradivarius está en su química

TeknautasLos instrumentos tienen propiedades químicas muy diferentes de los actuales, debidas al efecto combinado del envejecimiento, el tratamiento de Stradivari y las vibraciones sufridas

El hallazgo no despeja todas las incógnitas del sonido Stradivarius, pero sí aporta algunas certezas en lo que hasta ahora ha sido un agujero en la biografía del lutier. La dendrocronología es la responsable de este hallazgo. Se trata de la disciplina científica que estudia la datación de los árboles y otras plantas leñosas. Y lo hace a través de los patrones de anillos que se encuentran en el interior de sus troncos. Además de la edad de los árboles, el crecimiento, color y grosor de los anillos aporta información sobre la evolución del clima en el pasado. A través del análisis de la madera de un arpa realizada por Antonio Stradivari en sus primeros años, los científicos del Instituto de Bioeconomía de Trento han descubierto que procede del mismo tronco de un árbol que sirvió para fabricar un violonchelo de Nicolo Amati. Por tanto, podría deducirse que Stradivari aprendió en el taller de Amati en Cremona o, al menos, muy cerca de él.

"Al final de este estudio, se puede decir que el misterio del aprendizaje de Stradivari sigue sin resolverse. Sin embargo, se pueden hacer algunas deducciones simples", concluyen los autores de la investigación liderada por Mauro Bernabéi. "Ningún fabricante de violines puede comenzar sin un maestro, y Stradivari debe haber tenido uno al menos al comienzo de su carrera. Aunque no existen pruebas documentales, se puede especular que si nació en Cremona o cerca, ¿quién mejor que Nicola Amati, el lutier más famoso y talentoso de la época, que vivía en la misma ciudad y ya tenía una floreciente actividad allí, podría haber sido su maestro?".

Una recreación del taller de Stradivari. (Dominio público) Una recreación del taller de Stradivari. (Dominio público)

Los investigadores encontraron que la tapa de un violonchelo de Nicolo Amati y la madera del arpa provenían del mismo abeto europeo. Del estudio, extraen dos hipótesis: que Amati y Stradivari mantuvieran una relación comercial o de aprendizaje, o que Amati y Stradivari compraran la madera al mismo proveedor de Cremona. Los instrumentos de estos dos lutieres, además de los de Guarnieri o Ruggero alcanzaron un gran nivel de factura. Además de su sonido, la calidad de los materiales y el barniz, algunos violines Stradivarius tempranos muestran el dominio de la técnica que alcanzó antes de la veintena. El 'Sunrise' es un ejemplo de ello. Se trata del primer violín ornamentado que se conoce, con un decorado de incrustaciones similar al que utilizaban los pintores de la época en sus frescos.

Más allá de los misterios en su biografía, se sabe que Antonio Stradivari fabricó sus instrumentos en el lugar y tiempo correctos. "Todas las cortes de Europa de aquella época querían orquestas, así que hicieron encargos de instrumentos muy grandes en Cremona. Violines, violonchelos, violas, arpas… Stradivari, Amati, Guarnieri y otros lutieres de aquella época tenían un gran renombre en esos años", explica la lutier alemana Ruth Obermayer. "Incluso entonces, estos fabricantes tenían un gran 'marketing' y recibían muchos encargos. Pero la campaña por estos instrumentos que se ha dado después ha aumentado muchísimo su precio".

"No es cierto que ese sonido no se haya podido igualar. Es una lacra que tenemos que aguantar los fabricadores contemporáneos"

Son muchas las hipótesis que han tratado de explicar qué es lo que hace de un Stradivarius un violín único. "Es que todos los violines son únicos. Dependen de tantas variables… Incluso dos instrumentos fabricados con la madera del mismo árbol cambian, porque es imposible que la madera sea idéntica. Ni su densidad ni su forma de comportarse", explica esta lutier afincada en Granada. "Cada instrumento es único e imposible de replicar exactamente. Es un constructo muy complejo y es difícil establecer causas y efectos, eso es lo que lo hace tan misterioso. Construimos el instrumento, pero no sabemos cómo va a sonar hasta el final". A lo largo de los años, el análisis de los Stradivarius y su fabricación ha arrojado distintas teorías. Un estudio de la Universidad de Taiwán apuntó a la alta concentración de minerales en la madera debido al barnizado de la época. Según la investigación, la cristalización de los minerales y la transformación del instrumento al vibrar durante siglos podrían ser las responsables del sonido sin igual.

Otros científicos apuntan al clima que se dio en el norte de Italia entre el siglo XV y el XIX, una "pequeña edad de hielo" que pudo provocar que los abetos alpinos utilizados por los lutieres de Cremona fueran más densos que los actuales. Pero también son varios estudios los que tienden a tumbar el mito de los Stradivarius, como el que cita Ruth Obermayer. Una investigación de Claudia Fritz, especialista en acústica de instrumentos musicales, expuso a decenas de oyentes versados en música a escuchar varios modelos de Stradivarius y de violines modernos a ciegas. Al evaluar la calidad del sonido y la proyección, los sujetos no fueron capaces de distinguir de forma constante los violines millonarios del resto. ¿Es la leyenda de Antonio Stradivari el resultado de la especulación en el mercado de las antigüedades?

El violinista cordobés que pide 30.000 € para estudiar en EEUU: "El Estado no me ayuda"

Paula Cantó Carlos Martínez, de 19 años, ha sido admitido en una de las mejores escuelas de música en Nueva York, pero tendrá que renunciar a ella si no consigue la mitad del coste del curso en unos meses

"Se puede comparar con el resto del mercado del arte, en el que también hay mucha especulación. A veces, no tiene nada que ver con el instrumento musical en sí, sino con su valor como antigüedad", opina la lutier. "No es cierto que ese sonido no se haya podido igualar. Además, es una lacra que tenemos los fabricadores contemporáneos porque nos lo hace mucho más difícil. El estudio de Fritz es interesante porque certifica que, en el oído, no se puede distinguir claramente un instrumento moderno y otro antiguo. De hecho, hay una ligera tendencia entre los músicos a preferir instrumentos modernos".

"Hay que tener en cuenta que los instrumentos son herramientas para los músicos. Hay un gran componente emocional, y es cierto que tocar un violín con tanta historia puede inspirar al instrumentista. Es fácil dejarse llevar por eso y, al final, es otra necesidad del músico. Algunos creen que necesitan instrumentos antiguos que valen mucho dinero, pero otros se las arreglan perfectamente con violines modernos", concluye.

Fuente: El Confidencial