El colectivo de DJ que ha rescatado a Ricky Martin y Nacho Cano en clave ‘underground’

Entre cubetas de discos a un euro no siempre se encuentran tesoros. “Mas bien nunca”, puntualiza Jaisiel González (33 años), más conocido como Jai en el ecosistema musical madrileño. Este tinerfeño, que aterrizó con 18 años en Madrid y que hace doce meses se volvió a su tierra “para descansar y hacer música más relajado”, es uno de los miembros de Ears On Earth. El colectivo, con casi cuatro años de vida, es la punta de lanza de un movimiento que pone en valor la música electrónica del pasado, mayormente noventas y dosmiles, para traerla al presente con aires renovados.

Paraíso, el festival boutique que apuesta por los aforos pequeños y la música vanguardista

Abraham RiveraEl director, Jose Morán, traza un breve recorrido por su trayectoria al frente del evento musical, que se celebra en el Campus de la Universidad Complutense

Detrás de la crew están Pascal Moscheni, Daniel Rodríguez (Danilo) y el propio Jai. “Aunque al principio, cuando comenzamos había dos miembros más: D.Faux y Yanik Park”, aclara el también pinchadiscos, que ha pasado por algunas de las salas más relevantes de la capital. Es el caso de Siroco, Macera, Sol, Club Malasaña o Ballesta, donde se le podrá ver este viernes, mano a mano con Danilo.

"Será una sesión de seis horas donde nos gusta empezar en tono balearic y pasar al downtempo. Todo con un sonido agradable, reconfortante. Luego ya entramos en el progressive y el trance más cañero. Y podemos hasta terminar con algo de tech house”, describe el autor de temas como ‘Tu enemy’.

Tercera mano

La formación se ha caracterizado desde sus orígenes por dar visibilidad a oscuros tracks de la música española. “Conecté muy rápido con Danilo y empezamos a pinchar”, dice Jai. “En cuanto vimos que la música que nos gustaba era muy similar pensamos en hacer un canal de Youtube donde subir temas que no eran reconocidos todavía”. De esa manera comenzaron a patearse las tiendas de discos de la ciudad. “La idea era poner en contexto a Madrid y colgar lo que pillábamos en estos lugares”, reconoce. Con esa idea de pertenencia a la calle, recorriendo, visitando y manchándose las manos, Jai se fue haciendo un consumado digger.

El promotor que ha moldeado los gustos musicales de Madrid en los últimos 40 años

Abraham RiveraJulio Martí es el artífice de la sexta edición de Noches del Botánico. El amplio ciclo de conciertos se extiende durante todos los días del mes de junio y julio en el jardín botánico de la Ciudad Universitaria

“Me obsesioné y empecé a ir cada día”, reconoce. Jai iba a los cajones más baratos, dónde está la morralla, y los repasaba uno a uno. Música que fue popular en su tiempo o que quedó sepultada por la continua actualidad. Música, en definitiva, que no era valorada, ni reconocida, hoy en día. “Al final lo que más sale son discos editados españoles. Me fijo en la galleta, en la portada y si hay referencias en internet. Si nadie ha colgado el tema me lo suelo llevar”.

Seleccionando vinilos en el rastro. (Ears on Earth) Seleccionando vinilos en el rastro. (Ears on Earth)

Tras esta búsqueda, posteriormente, hay una labor de escuchar, afinar y pulir. De ahí nacen los edits que les han hecho reconocidos a nivel internacional. “Hay muchas canciones del pasado que no suenan tan bien a los oídos del presente. Hay órganos estridentes, baterías con demasiada presencia o unas vocales que no valen demasiado”, comenta. “Entonces lo que nosotros hacemos es quedarnos con las partes que más nos gustan. Cambiamos su estructura y confeccionamos temas con más bajo, más dub, más mentales”. De algún modo llevan al underground lo que en ese momento pudo ser más popular.

Grandes éxitos

Su último recopilatorio, presentado hace unos meses, se llama irónicamente ‘Grandes éxitos’. Ahí se puede rastrear mucho de su valioso trabajo, acercándose a hits de Ricky Martin, Los Chunguitos o Nacho Cano, también a éxitos efímeros que funcionaron muy bien en su momento, como le ocurrió a Djesus o Rebelde sin pausa. Ellos siempre se aproximan desde una mirada algo más fresca y creativa, actualizando los sonidos y creando casi obras nuevas, donde la esencia del original está muchas veces oculta.

“Me gusta reconocer que la música de antes tiene algo especial, es más sencilla y, a la vez, más sólida que la de ahora. En lo que uno se puede encontrar en temas del momento hay demasiadas cosas pasando a la vez”, explica el DJ tinerfeño, que sube una vez al mes a Madrid. “Cuando vengo me gusta ir a las tiendas de la capital, me intento patear El Rastro. Hay algo especial, casi nostálgico, en buscar estos sonidos. Al final son discos a los que nadie da valor”.

La Casa Azul, el hombre de la banda ficticia: "Me rindo ante el éxito de C. Tangana"

Abraham RiveraEl artista catalán presenta su último disco, La Gran Esfera, en Madrid con dos llenos en La Riviera. Charlamos con él sobre el presente de la música española y su pasión por Eurovisión

Curiosamente, cada vez son más demandados sus servicios fuera de nuestras fronteras. “Nos han pedido mixers colectivos y sellos rusos, franceses y alemanes recientemente”, indica de sus colaboraciones para eminencias como Rest In Peace o Jitter. También para los barceloneses Pájaros Pintados.

La música española de los ochentas y algo de los noventas, aquella que tiene elementos electrónicos, ha comenzado a tener predicamento en el extranjero. Soundway, el sello londinense especializado en reediciones, se encargó de editar el año pasado un recopilatorio llamado Ritmo Fantasía: Balearic Spanish Synth-Pop, Boogie and House (1982-1992). Detrás estaba el coleccionista y selector venezolano Trujillo, que se ha caracterizado por dar un importante valor a este legado sonoro español.

Noche sin fallo

“Es música que cada vez interesa más”, analiza Jai, que se encuentra también produciendo canciones que de algún modo miran al pasado con oídos renovados. “Desde que estoy en Tenerife estoy trabajando mucho. He conseguido un sonido con el que estoy muy contento”. Para ello se ha valido de tintes de la década de los dosmiles, con lo que próximamente sacará un ep. Un trabajo en analógico que le da más calidez a sus composiciones. “Lo último ha salido con Ritmo Astral, son cinco temas”, comenta de ‘Noche sin fallo’, aparecido en el sello ovetense. “Y para después del verano saldrá un white label con una discográfica francesa”.

¿Y la vuelta a Madrid? “De momento estoy muy bien en las islas. Nunca pensé que podría estar componiendo tanto como estoy haciéndolo ahora. Por otro lado, la noche madrileña me distraía. Hay demasiado lifestyle ligado a trabajar en los clubes. Lo que sí echo de menos es diggear”.

Fuente: El Confidencial